Las Manos de Dios

Las manos de Dios me rescataron del abismo, me tomaron en sus brazos sin importar lo indigno que era, sin acordarse de mi pasado y sólo teniendo en cuenta mi futuro; me lavó con su sangre preciosa y quede limpio como nieve, me vistió de hombre nuevo, puso sus Palabras en mi boca y me dio nueva canción. Ahora me llama por mi nombre y dice que soy Su hijo y yo sé que Él es mi Padre…si Él hizo todo esto conmigo, ¿Cómo no lo hará también contigo?


No hay comentarios: